4 cosas que debes considerar antes de comprar una lámpara LED

Si es usual que tus focos incandescentes fallen en cortos periodos de tiempo, tal vez es momento que consideres cambiarte a una lámpara LED.

Los focos LED tienen un tiempo de vida impresionante que puede superar los 20 años, además que te ayudarán a ahorrar energía y dinero. Por lo que es el momento ideal para que te cambies a esta innovadora fuente de energía.

Estas bombillas han logrado grandes avances a lo largo de los años, brindando finalmente la luz cálida que los focos incandescentes han estado otorgando por décadas.

Debido a que existen muchas variedades, elegir uno será muy distinto de seleccionar uno incandescente. Antes de acercarte a la tienda más próxima, descubrí lo que necesitás saber para elegir el correcto foco LED.

A continuación, Casa del Audio te explica algunos aspectos que debes tener en cuenta antes de adquirir una bombilla LED.

 

Ya no más Watts

Cuando realizás tus compras y estás en búsqueda de focos, probablemente te acostumbraste a fijarte en los watts, el indicador que te dirá cuán brillante debe ser una lámpara. Sin embargo, la luminosidad de los LED se determina de una manera distinta.

Contrario a lo que muchos piensan la potencia en Watts, no es un indicador de brillo sino una medida de cuanta energía consume el foco. Para los incandescentes, hay una correlación entre los watts consumidos y el brillo, pero para los focos LED, los Watts no son un gran indicador (después de todo, el punto principal es que consuman menos energía).

Por ejemplo, un foco LED con un brillo comparable a 60w en uno incandescente, solo posee entre 8 a 12 watts, pero no te preocupes haciendo una operación matemática. No hay manera uniforme de pasar los watts incandescentes a los watts LED. En vez de ellos se debe usar una nueva medida: El lumen.

El lumen (lm) o flujo luminoso es la medida real del brillo que provee la luz de un foco, y debe ser el número por el que te preocupes cuando realices la compra de una bombilla LED.

 

Elige el color correcto

Los focos LED son capaces de desplegar un impresionante rango de color, del púrpura al rojo, hasta un espectro de blancos y amarillos. Para el hogar, sin embargo, posiblemente buscás algo similar a la luz que los incandescentes producen.

Los colores populares y disponibles para los LED son “blanco cálido”, “blanco suave” o “blanco brillante”.

El blanco cálido y el blanco suave producirán una tonalidad amarilla, parecida a los incandescentes, mientras que el blanco brillante producirá una luz más blanca, más cercana a la luz del día y similar a lo que se ve en las tiendas retail.

Pagarás un poco más

Cuando cambiés a un foco LED, no esperes ahorrar una gran cantidad de dinero, debes ver este proceso como una inversión. Con suerte, la competencia se ha incrementado y los precios han caído un poco, pero de todas maneras debes ser consciente que pagarás un poco más por ellos que por uno incandescente.

Y ten en cuenta que a menos que reemplaces un buen número de focos incandescentes no verás un ahorro significativo en la factura de la electricidad.

 

No todos los artefactos eléctricos deben usar LED

Es probable que ya sepas que las bombillas LED son mucho más frías que las incandescentes, pero eso no significa que no produzcan calor. También se calientan, pero el calor es dejado de lado por el disipador de calor en la base del foco. Desde ahí, el calor se disipa en el aire y la bombilla se mantiene fría, ayudando a conservarse por un buen tiempo.

Y ahí reside el problema: necesita un camino para disipar el calor. Si un foco LED es colocado en un hogar cerrado, el calor no tendrá a dónde ir, enviándolo de regreso a la bombilla y sentenciándola a una muerte lenta y dolorosa.

 

En Casa del Audio contamos con una variedad de focos LED ¡ Verificá nuestras ofertas y recordá que podés retirarlo en alguna de nuestras sucursales o recibirlo directamente en tu casa.