Un calefactor puede ser un elemento clave para mantenerte caliente y cómodo en casa durante esta fría temporada. Muchas de estas unidades están equipadas con ventiladores que ayudan a difundir el aire caliente en una habitación. Si está buscando hacer una pequeña inversión para obtener comodidad durante temperaturas más bajas, los calefactores pueden ser adecuados para vos.

Y como Casa del Audio siempre se preocupa por ayudarte a encontrar los mejores productos para tu hogar, en esta ocasión queremos brindarte otra alternativa de calefacción antes de la llegada del invierno por eso hemos preparado una pequeña guía para que conozcas y poco más sobre cómo funcionan los calefactores y cuáles son  sus dos principales ventajas.

¿Cómo funciona un calefactor?

Los calefactores te calientan a vos y a la habitación que ocupas de dos maneras: a través del calor radiante y la convección. El calor radiante es como el calor que sentís cuando la luz del sol llega a vuestra piel. Cuanto más cerca estés del calefactor, mayor será el calor radiante que sentirás.

La convección ocurre cuando el aire que rodea el calentador se calienta. Ese aire caliente se eleva hacia el techo, tirando del aire fresco circundante hacia el calentador, donde ese aire se calienta y también comienza a subir. El aire en el techo comienza a enfriarse y caer, hasta que se dirige hacia el calentador una vez más. Esto se llama bucle de convección y, mientras que el aire hacia el techo tenderá a sentirse más cálido, el bucle convectivo finalmente ayudará a calentar toda la habitación.

Un calefactor con un ventilador integrado extenderá naturalmente más calor lejos de este que depende solo de la convección, calentando una habitación de manera más uniforme y rápida.

Ahorras dinero

Usar un calefactor correctamente puede ser una gran manera de ahorrar dinero. Los calefactores solo calientan el área donde están colocados. Pones uno en la habitación que estás usando actualmente y calienta esa habitación, generalmente a través de la convección (o circulación).

Un calefactor consume considerablemente menos energía que un sistema de climatización y ventilación HVAC funcionando a la misma temperatura, lo que te ayudará a ahorrar dinero en energía. Podés ahorrar más bajando el termostato de tu HVAC mientras tienes el calefactor encendido.

Te quedas igual de cálido, pero no desperdicias energía en calentar habitaciones que no estás usando. El calefactor sólo consume energía cuando está en uso, por lo que desconectarlo cuando hayas terminado te permitirá ahorrar aún más. Para maximizar la efectividad, comprá un calentador del tamaño adecuado para vuestro hogar y usa la fuente de energía más segura y efectiva.

Son fáciles de usar

Los calefactores tienden a ser simples y elegantemente diseñados. Los mejores tienden a ser eléctricos. Son baratos, tienen un complemento y generan calor y energía solo cuando están en uso. Los calefactores son fáciles de usar; simplemente conectalo a un tomacorriente de pared en la habitación en la que te encuentres, enciéndelo, ajusta la temperatura de acuerdo con tus necesidades y deja que haga lo suyo.

Un buen calefactor tendrá sensores que apagarán automáticamente el calor cuando la habitación alcance la temperatura deseada o después de que pase un tiempo predeterminado. Si un calefactor deja de funcionar correctamente o se rompe, por lo general es fácil averiguar qué sucedió. Incluso si no puede, los calefactores son lo suficientemente baratos como para reemplazar el daño en lugar de repararlo. El uso moderado y seguro de un calefactor puede ser una forma buena y sencilla de ahorrar dinero y mantenerse caliente.

En Casa del Audio tenemos una variedad calefactores. Revisá las especificaciones de cada equipo o visítanos en alguna de nuestras sucursales para que conozcas el rendimiento y versatilidad de todas nuestras opciones. Seguinos en Redes, ¡te queremos conocer!